Menú
José María Marco y Nuria Richart entrevistan a Ayanta Barilli por su libro Una mujer y dos gatos (Ed. Planeta).

Libros con Marco: Con Ayanta Barilli

José María Marco y Nuria Richart entrevistan a Ayanta Barilli por su libro Una mujer y dos gatos (Ed. Planeta).

Ayanta Barilli, finalista del Premio Planeta en el año 2018 por la novela Un mar violeta oscuro visita Libros con Marco para presentar su nuevo libro, un diario novelado "tragicómico" escrito "con autenticidad absoluta, yo sin más", nos cuenta.

una-mujer-y-dos-gatos.jpg

Barilli fue creando Una mujer y dos gatos durante los meses de confinamiento, cuando "no pasaba nada dentro de la casa" y "me pasa de todo", cuando "de estar haciendo mil cosas, el mundo se te estrecha y te quedas en el barrio". La escritora lo define como "un experimento bien curioso" que se va haciendo "mientras lo voy viviendo".

Los protagonistas de estas crónicas son su familia, sus amigos, sus vecinos, un hombre del pasado y, por supuesto, ella misma, sola porque acaba de divorciarse y sus hijos se han emancipado.

Anécdotas increíbles aunque "no me invento nada", asegura la autora. Entre las más delirantes cómo se hace con una pastilla de éxtasis que le lanzan envuelta en una bola de papel.

La personalidad de la protagonista es un motor para la comedia: la rebeldía, la desobediencia, la mala leche sin poder salir de casa, "descubrí esa parte de mí, yo siempre había sido bastante buenecita", concluye.

Una mujer que se debate entre "elegir el camino del corazón o el de la razón" y ella, "va de cabeza al camino del corazón y ése es un lío tremendo". Se revela ante las normas, muchas absurdas, que nos impuso el gobierno en aquellos meses de 2020, en los que incluso se negó a muchos españoles la posibilidad de acompañar en sus últimos momentos a sus familiares moribundos. "Se me puso enferma una madre, porque yo soy huérfana…" cuenta, y "me da igual que me dijeran: es una insolidaria. Me traje a casa a una persona muy enferma sin ayuda de nadie". El libro hace una reflexión sobre la libertad individual sin dañar al otro o sobre "no ir detrás de todo como ovejas".

Un diario en el tono del mejor Woody Allen que le sirvió también como terapia para recuperar "el asombro de la infancia ante la belleza, del niño que descubre la bóveda celeste".

La forma de presentar la historia, en un formato de breves capítulos, como por entregas, te remite también a las series de televisión.

Temas

0
comentarios