Menú

Libros con Marco (II): Miguel Bosé, 'El hijo del Capitán Trueno'

El cantante asegura que su "desencanto con la política es irreversible". Sobre el coronavirus, "¿Pandemia? Que baje dios y me lo cuente. ¡Basta ya!".

Esta es la segunda parte de la entrevista con Miguel Bosé durante la promoción de sus memorias El hijo del Capitán Trueno. Sin censura, con libertad y cercanía Bosé opina sobre economía, coronavirus, libertad de expresión o la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

Le preguntamos, ¿El signo de los tiempos? Responde: "El de las mentiras que ven la luz. Es el tiempo de las mentiras desveladas". Situación que cree que no durará mucho porque "es el fin del sistema". ¿La responsabilidad de los medios de comunicación? Remata: "la gran prostitución que están sufriendo en general los medios y la ciencia".A este mundo en crisis, "no puedo imaginar nada que lo vaya a recomponer".

Bosé habla de economía y con razón. "En este momento el dinero que tenemos no vale nada, es un apunte y eso ha sido precisamente lo que ha llevado a esta sociedad hasta endeudarse a límites insospechados, porque pudiendo fabricar dinero que es nada, que es una entelequia, eso al final hace que la economía no se pueda sujerar sobre nada". Propone volver al patrón de valores.

Más remates finales: "La política tal y como la conocemos. Esto se cae. Se derrumba". Lo que le gustaría que viniera: "Una forma de gobierno más horizontal, menos piramidal y que nos quitara los impuestos, es que nacemos endeudados".

Bosé desde joven ha apoyado al partido socialista, hizo campaña por Felipe González o por Rodríguez Zapatero. Ya no. "El desencanto que tengo con la política es irreversible. No llevo camiseta de partido y menos ideológica.Y menos hago lo que ahora están haciendo, que es ponérsela en los ojos".

Sobre la libertad de expresión: "La autocrítica no existe y la crítica no la permiten, así no puede haber progreso".

Bosé se ve víctima de los dos bandos. "Las sombras alargadas de la historia más reciente, la guerra civil y franquismo, están rectando silenciosamente y magistralmente por todas las estructuras del Estado y las Instituciones". Sale el coronavirus, "esta polarización que ahora nos han creado con la pandemia, unos bandos absurdos. ¿Qué más te da vacunarte que no vacunarte? Porque te están metiendo una bola cuadrada". La polémica: "Yo dije hace un año y medio cosas y me cayó el mundo encima, ¡ay, ingenuo de mi!. Hasta el día anterior eso se podía decir y de repente ya no se puede decir y estalla el espíritu de la guerra civil".

Pero se mantiene en sus trece: "Dos años ya... ¡Basta ya!, ¿eh? De esta farsa, ¡basta ya!. Los únicos que se están llenando los bolsillos son los farmacéuticos. En el mundo hay cuatro millones de muertos sobre siete mil ochocientos y pico millones de habitantes, ¿pandemia? ¿Pandemia? Que baje dios y que me lo cuente". Apela a la memoria: ¿Te acuerdas de lo que era una gripe? Que te dolía hasta la raíz del pelo".

Hablando de bandos y memoria, los partidos que hasta hace poco apoyaba son los que alimentan el enfrentamiento entre españoles... "Sacar a Franco de la tumba ha sido un ejercicio masónico, en un ritual masón, vamos a reconocerlo. Había otra intención clarísima y los que me escuchan y pertenecen a la masonería no lo podrán negar. Se maquilló con la familia de Franco, pero la intención era otra. La mismo que Chávez con Bolívar, calcada. No tiene nada que ver con la Memoria Histórica".