Menú

Libros con Marco: Entrevista íntegra con Miguel Bosé

José María Marco y Nuria Richart entrevistan a Miguel Bosé por la publicación de su libro ‘El hijo del Capitán Trueno’ (Espasa).

En una entrevista distendida y amable el cantante, hijo de la actriz italiana Lucía Bosé y el torero Luis Miguel Dominguín, se sincera sobre su infancia, la relación con sus padres y también sobre asuntos de la actualidad.

Esta entrevista tiene una historia que merece la pena ser contada. Una semana antes de que salieran publicadas las memorias (hasta el año 1977) de Miguel Bosé tanto José María Marco como yo misma recibimos una llamada de la editorial Planeta. El cantante, que estaba cerrando las entrevistas de promoción del libro, "echaba de menos" una petición del programa Libros con Marco de Libertad Digital.

Nos sorprendió y nos alegró mucho el interés del autor, cerramos la cita y cuando llegó el momento desplazamos a todo el equipo del plató, ya que el programa nunca se rueda en exteriores, hasta un céntrico hotel de Madrid para rodar allí. Nos contaron que Bosé concedía a cada periodista unos veinticinco minutos, nosotros le pedimos al menos cuarenta y cinco, y al final estuvimos charlando con él una hora. La editorial había reservado dos habitaciones conectadas por una puerta y el cantante iba pasando de una a otra para aprovechar el tiempo.

Cuando llegó el libro supimos que "la memoria brutal" de Bosé no había olvidado, y lo refleja en un capítulo, a su compañero de clase durante más de una década en el Liceo Francés de Madrid, a Marco. La anécdota se relata en un capítulo pero la reservamos para lector de las memorias que sin duda merecen la pena.

Primera parte de las entrevista

El hijo del Capitán Trueno (Espasa) es un inventario arrollador de dolor, supervivencia y soledad. De amor carnal y fraternal, libido y amistad. Una suma de hits inéditos de la familia Dominguín-Bosé, seres de talento monstruoso.

Bosé logra que el lector mire a través de los ojos del niño Miguelito a una fauna que solo sabía vivir pasada de revoluciones, con ansia y al límite desde la hora del desayuno. "Todos los días eran un tsunami", nos cuenta.

Borda los diálogos, la encarnación de los personajes y el clímax de los momentos con mayor tensión dramática. Muy meritorio también lo que no se puede describir, esa emoción que deja coleando al final de cada capítulo. Un relato cinematográfico, detallista, sensorial y emocionante.

Libertad Digital les presenta a sus lectores y espectadores la entrevista en dos partes y también integra en este link. La primera parte es literaria y la segunda política y ligada a la actualidad. Fue con el único medio con el que Miguel se salió del guión, se relajó y habló de lo que le apeteció. Opinó, sin miedo al juicio y al prejuicio, sobre economía, coronavirus, libertad de expresión o la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

Segunda pate de la entrevista

Sin censura y con libertad Bosé opina sobre economía, coronavirus, libertad de expresión o la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

Esta es la segunda parte de la entrevista con Miguel Bosé durante la promoción de sus memorias El hijo del Capitán Trueno. Sin censura y con libertad Bosé opina sobre economía, coronavirus, libertad de expresión o la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

Le preguntamos, ¿El signo de los tiempos? Responde: "El de las mentiras que ven la luz. Es el tiempo de las mentiras desveladas". Situación que cree que no durará mucho porque "es el fin del sistema". ¿La responsabilidad de los medios de comunicación? Remata: "la gran prostitución que están sufriendo en general los medios y la ciencia".A este mundo en crisis, "no puedo imaginar nada que lo vaya a recomponer".

Bosé habla de economía y con razón. "En este momento el dinero que tenemos no vale nada, es un apunte y eso ha sido precisamente lo que ha llevado a esta sociedad hasta endeudarse a límites insospechados, porque pudiendo fabricar dinero que es nada, que es una entelequia, eso al final hace que la economía no se pueda sujerar sobre nada". Propone volver al patrón de valores.

Más remates finales: "La política tal y como la conocemos. Esto se cae. Se derrumba". Lo que le gustaría que viniera: "Una forma de gobierno más horizontal, menos piramidal y que nos quitara los impuestos, es que nacemos endeudados".

Bosé desde joven ha apoyado al partido socialista, hizo campaña por Felipe González o por Rodríguez Zapatero. Ya no. "El desencanto que tengo con la política es irreversible. No llevo camiseta de partido y menos ideológica.Y menos hago lo que ahora están haciendo, que es ponérsela en los ojos".

Sobre la libertad de expresión: "La autocrítica no existe y la crítica no la permiten, así no puede haber progreso".

Bosé se ve víctima de los dos bandos. "Las sombras alargadas de la historia más reciente, la guerra civil y franquismo, están rectando silenciosamente y magistralmente por todas las estructuras del Estado y las Instituciones". Sale el coronavirus, "esta polarización que ahora nos han creado con la pandemia, unos bandos absurdos. ¿Qué más te da vacunarte que no vacunarte? Porque te están metiendo una bola cuadrada". La polémica: "Yo dije hace un año y medio cosas y me cayó el mundo encima, ¡ay, ingenuo de mi!. Hasta el día anterior eso se podía decir y de repente ya no se puede decir y estalla el espíritu de la guerra civil".

Pero se mantiene en sus trece: "Dos años ya... ¡Basta ya!, ¿eh? De esta farsa, ¡basta ya!. Los únicos que se están llenando los bolsillos son los farmacéuticos. En el mundo hay cuatro millones de muertos sobre siete mil ochocientos y pico millones de habitantes, ¿pandemia? ¿Pandemia? Que baje dios y que me lo cuente". Apela a la memoria: ¿Te acuerdas de lo que era una gripe? Que te dolía hasta la raíz del pelo".

Hablando de bandos y memoria, los partidos que hasta hace poco apoyaba son los que alimentan el enfrentamiento entre españoles... "Sacar a Franco de la tumba ha sido un ejercicio masónico, en un ritual masón, vamos a reconocerlo. Había otra intención clarísima y los que me escuchan y pertenecen a la masonería no lo podrán negar. Se maquilló con la familia de Franco, pero la intención era otra. La misma que Chávez con Bolívar, calcada. No tiene nada que ver con la Memoria Histórica".

Dice la editorial:

La fama de Miguel Bosé es tal que la mayoría de nosotros le consideramos un viejo conocido. Alguien de quien creemos saberlo todo y que, pensamos, es muy difícil que nos sorprenda. Sin embargo, si hay algo para lo que el autor tiene un talento extraordinario, y lo ha demostrado desde el principio de su carrera, es para pulverizar los prejuicios.

Todos los lectores que al ver este libro se hayan preguntado, "¿qué me puede contar que yo no sepa?" se quedarán prendados de las primeras páginas (¡y qué páginas!) de una historia, la suya, que comienza con el aliento de los cuentos atemporales: unos niños perdidos a merced de un padre todopoderoso, acostumbrado a que su voluntad fuera ley, y una madre arrolladora de belleza legendaria.

Generoso y audaz como nunca le hemos visto, el autor nos ofrece la cara menos conocida de personajes memorables, desde un Picasso vulnerable y crepuscular, al hermoso y maldito Helmut Berger. Y, destinada a permanecer con nosotros mucho tiempo después de cerrar el libro, la Tata, auténtico espíritu benéfico, que nos recuerda a las mujeres corajudas dispuestas a todo para proteger a las criaturas indefensas.

Una historia que transcurre en el país de nuestro pasado, que bebe en los recuerdos de nuestra infancia y juventud y que demuestra, una vez más, que en la contradicción, en el dolor y en la alegría de vivir, Miguel Bosé nos entiende, nos acompaña y nos representa.