Menú

Macarena Olona: "Cuando respondí indignada a una periodista no sabía ni quién era"

La portavoz y secretaria general del grupo parlamentario Vox responde a las preguntas de Libertad Digital.

0

Macarena Olona explica a preguntas de Libertad Digital su reciente encontronazo con una periodista que le preguntó sobre la expulsión de un diputado de su partido por llamar "bruja" a otra diputada del PSOE. La secretaria general de Vox asegura que fue fruto de la "tensión" e "indignación" provocada por el tratamiento que algunos medios dan a Vox y la estigmatización que sufren a menudo.

Denuncian estar siendo señalados y estigmatizados por sus adversarios políticos y por los medios…

Por supuesto que los medios son responsables de la sangre que vierte Vox porque, cuando determinados medios están manipulando y acusando falsamente lo que representa, dice y hace Vox, esto llega a la ciudadanía de una forma directa. Recibí incluso amenazas de muerte cuando se publicó que yo había dicho que los homosexuales tenían que ir a terapia cuando considero repulsivo poner en la misma frase "homosexuales" y "terapia".

Tienen una relación difícil con los medios.

Vox respeta la función pública esencial que desempeñáis. Y puedo poner ejemplos: gracias a una propuesta de Vox, esta semana, los periodistas habéis podido volver a desempeñar esa función con normalidad precovid en el Congreso de los Diputados. Y sólo Vox ha registrado una reforma de la Ley para protegeros en vuestra labor como medios informativos en una investigación en los casos, por ejemplo, de corrupción.

Se les ha comprado con Podemos por su negativa a responder a la prensa en asuntos incómodos.

En Vox atendemos a los medios de comunicación en todas las comparecencias que realizamos en el Congreso sin ningún tipo de cortapisa, no vetamos a ningún tipo de periodista, incluso cuando se produce una pregunta que es claramente una manipulación y una conversión del periodista en un activista político, como una compañera tuya que, durante una rueda de prensa de Iván Espinosa, aporreó el mobiliario del Congreso dando énfasis a la afirmación que estaba diciendo. Aún así contestamos y no hacemos ningún tipo de veto.

Pero esta semana ha protagonizado un encontronazo con una periodista que le preguntaba si considera adecuado llamar bruja a una diputada socialista.

Cuando se produjo esa contestación a esa periodista, a quien nunca identifiqué, fue en un contexto de extraordinaria tensión: el presidente en funciones del Congreso expulsó ilegalmente a un diputado de nuestro grupo. Fui a tomar el aire y diez o doce periodistas me paran y me preguntan y les atiendo durante diez minutos, incluido esa periodista, que ya me formuló esa pregunta y le contesté. Después me volvió a parar cuando estaba yendo al servicio y es cuando me doy la vuelta y muestro mi indignación. Pero no sabía ni quién era. Su propia cadena la ha identificado y ha aprovechado para acusarme de hostigarla y acosarla verbalmente y me preocupé en lo personal, por eso hablé con ella y necesitaba saber que no se sentía de esa forma.

¿Por q se indignó?

Era una indecencia que le hicieran esa pregunta precisamente a quien ha sufrido una agresión en el Congreso cuando una diputada de ERC me llamó fascista, me gritó al oído y me escupió sin que se tomaran medidas. Los medios de izquierdas justifican todo cuando se trata de alguien de Vox, pero sufrí una agresión y no lo voy a permitir porque va en mi dignidad, también como mujer, porque no soy menos mujer que las mujeres de izquierda que nos miran por encima del hombro.

0
comentarios