Menú

'Lo sexual es político (y jurídico)', de Pablo de Lora: "Vivimos una versión dominante del feminismo extraordinariamente puritana y regresiva"

Nuria Richart y José María Marco conversan con Pablo de Lora por su libro ‘Lo sexual es político (y jurídico)’ publicado por Alianza Editorial.

0

Como afirmó la feminista Carol Hanisch (Iowa, 1942): "lo personal es político". Ahí arranca todo. Pablo de Lora imagina al final de su libro cómo hubiera sido hoy el encuentro que tuvieron en 1975 en París "dos figuras legendarias del feminismo", la escritora Simone de Beauvoir, inspiradora del nuevo marxismo-feminismo, y la norteamericana Betty Friedan. Ésta fue

"buscando luz para el movimiento de las mujeres y también luz para sí misma. Le decepcionó su posición "perfeccionista" sobre el matrimonio, su falta de realismo y por supuesto su apuesta aún vigente por el marxismo y los modelos de organización del "socialismo real", en su versión maoísta, modos de organización que, para alguien como Friedan, resultaban inaceptables. Pero lo que más le molestó fue la disonancia personal, la brecha entre la teoría y la praxis —por decirlo con las categorías de la filosofía marxiana— que exhibió De Beauvoir. "Me han dicho —escribió Friedan a propósito del encuentro— que Sartre está enfermo y que me concederá solo una hora de conversación porque tiene que ir al hospital a estar con él. Bueno, puedo aceptar que ese vínculo es cierto, pero cuando, como en su caso, se ha vivido toda una vida en tal dependencia de un hombre... ¿cómo puede interpelar al resto de las mujeres a que renuncien a la necesidad misma de amar y ser amadas por un hombre, a la seguridad y la belleza de un hogar, o a la posibilidad de querer ser madres?» (1975, p. 17).

Simone de Beauvoir: Hablemos de política, señora Friedan. Para mí, invocar que "lo personal es político" quiere decir que no hay esfera inmune al poder.

Es el nuevo comunismo. En cuarenta años la izquierda mundial ha cambiado la lucha de clases por la confrontación de las identidades. El fondo es el mismo, la anulación del individuo, la demonización de las estructuras que produce el capitalismo y la oposición férrea al liberalismo.

Lo sexual es político (y jurídico) es un libro imprescindible para adentrarse en el análisis de una de esas nuevas identidades, el "transfeminismo" o "teoría queer", como ha dicho una de sus líderes, Judith Butler: "... la libertad política que permitirá a la gente vivir con su género "dado" o "elegido" sin discriminación ni miedo". Replica de Lora, entonces no importa que

"muchas mujeres tienen miedo de compartir un baño, la habitación en un hospital o la prisión con quienes se reclaman mujeres pero tienen pene, o de ser hostigadas porque como lesbianas no gustan de esos cuerpos, o de competir deportivamente en condiciones de franca desigualdad. La mujer sí nace".

El autor recoge y reflexiona sobre las palabras de otra de estas ideólogas que vienen a liquidar el feminismo tradicional, los valores conservadores o la familia, Andrea Dworkin,

toda relación heterosexual es una forma de imposición masculina, y ello por la pura "mecánica del coito": no se penetra sin violencia o fuerza. Así lo sostuvo también, por cierto, Simone de Beauvior en El segundo sexo: "La mujer es penetrada y fecundada a través de la vagina, que solo se convierte en un centro erótico gracias a la intervención del varón; esta intervención siempre es una forma de violación... El acto sexual normal coloca a la mujer bajo la dependencia del varón y de la especie".

lo-sexual-es-politico.jpg

En la entrevista en Libertad Digital el autor valora la nueva Ley de Libertad Sexual de Irene Montero, conocida como ‘Ley del sí es sí’, la sentencia de ‘La Manada’, origen de la norma, "no entendí el linchamiento increíble sobre el magistrado del voto particular", o cómo está dando el liberalismo esta guerra cultural. Para el autor, "esta suerte de revolución les ha pillado con el pie cambiado", es "la peor que está librando porque se ha visito de repente sobrecogido y sorprendido".

El feminismo sectario ya está presente en códigos de conducta en Universidades americanas, en el lenguaje institucional... Se pregunta el invitado, "qué es lo que pasa para que el sentido común o la invocación a la naturaleza no tengan fuerza para enfrentarlo en lo político".

El nuevo feminismo niega el debate a todo aquel que etiqueta como un intruso, "hay mucha gente que piensa que para hablar de algunas realidades tienes que estar en el cajón correcto, en la identidad adecuada. Esto es tan ridículo. Es como si en un congreso médico sobre el nervio óptico solo pudieran hablar los ciegos y no los médicos". Pablo de Lora ha sufrido el sectarismo de estos grupos feministas en varias ocasiones. En la Universidad Pompeu Fabra fue boicoteado y no pudo intervenir en un seminario al que había sido invitado.

Pompeu Fabra

Dice la editorial:

"Lo sexual es político (y jurídico)" lleva el conocido lema feminista de "lo personal es político" hacia lo más íntimo de nuestra existencia: las relaciones sexuales y nuestra identificación como hombres o mujeres (u otra cosa, o nada), y sus consecuencias institucionales y políticas. Pablo de Lora ofrece un conjunto de reflexiones y análisis sobre el sexo y el género alejadas "de la pancarta, el pespunte de twitter, el chiringuito académico-institucional, la trinchera y la escolástica autorreferencial y abstrusa". Busca, más bien, introducir claridad y objetividad en muchas confusiones y desvaríos normativos a los que ha conducido el llamado "feminismo hegemónico", y lo hace reivindicando las ideas que conforman la tradición liberal: el individualismo moral, que sitúa al individuo como "unidad de medida y de imputación moral" , la reticencia a que el poder público intervenga en la vida privada de los individuos por razones perfeccionistas y la adopción de un punto de vista imparcial para evaluar racionalmente nuestras normas y prácticas sobre los aspectos más personales de la vida privada".

Sobre el autor:

Pablo de Lora es profesor titular de Filosofía del Derecho (acreditado a catedrático) de la Universidad Autónoma de Madrid. Sus investigaciones se han centrado sobre los desafíos éticos y jurídicos que plantea el avance de la biomedicina, así como sobre el estatuto moral de los animales, los derechos humanos y la relación entre la justicia constitucional y la democracia. Autor de numerosos artículos y libros, ha sido profesor invitado en el Centro de Bioética (Universidad de Harvard), entre otras universidades. En Alianza Editorial ha publicado "Justicia para los animales" (2003), y, junto con Marina Gascón, "Bioética. Principios, desafíos y debates" (2008).

0
comentarios