Menú

Probamos la aspiradora autónoma Dyson 360 heurist. Un gran paso para la humanidad

Juanma Sabugo ha probado el nuevo Robot aspirador Dyson 360 y lo cuenta en Libertad Digital.

0

La aspiradora autónoma es el robot más vendido en todo el mundo. Algunos imaginábamos el futuro con androides haciendo las labores de la casa, conduciendo nuestros coches, trabajando en las minas… Pero hoy sabemos que ese futuro no llegará. Sería ridículo construir un robot con forma humana para empuñar con destreza una aspiradora. Resulta más eficiente adaptar su forma y mecánica a las características concretas de su labor. Así, los ingenieros de iRobot construyeron el Roomba. Desde entonces, el mercado ha seguido una evolución de mejoras cuantitativas, pero manteniendo ese primer diseño que popularizara la empresa norteamericana.

Sin embargo, la inglesa Dyson hace ya unos años decidió romper ese camino estableciendo una aspiradora también redonda pero de mucho menor diámetro que sus competidoras. A cambio, la dotó de más altura. De ese diseño primitivo se deriva el modelo que hoy nos ocupa: la Dyson 360 Heurist. Intuitivamente pudiera parecer una mala decisión, no puede entrar por debajo de los muebles, pero, en la practica y tras varias semanas de uso, es más importante su reducido diámetro que su elevada altura, así evita quedarse atrapado entre las patas de las sillas, en los espacios entre muebles, en las esquinas, bajo las mesas, etc.

Respecto a la parte mecánica poco más puedo decir que "es una Dyson". Quien haya tenido en sus manos la V11 o cualquiera de los modelos de la marca inglesa podrá distinguir inmediatamente sus bondades. Posee una absorción digna de cualquier aspirador de mano pudiéndose, además, seleccionar 3 potencias diferentes. Un filtrado de aire realizado mediante el sistema Cyclone patentado por Dyson, un motor V2 que gira 78.000 veces por minuto, 2 filtros para eliminar todas las partículas del aire.

En relación al sistema de navegación, la Dyson 360 Hurist posee una cámara de 360º que es capaz de ver en todas las direcciones. También cuenta con 6 sensores de proximidad para realizar un reconocimiento exhaustivo de su perímetro. En el caso de que no exista suficiente luz para que la cámara capte las imágenes, 8 LED funcionarán con el módulo SLAM. Éste era uno de los grandes problemas del modelo anterior, el 360 EYE, que carecía de capacidad suficiente para funcionar en la oscuridad.

La aplicación Dyson Link

Para que toda esta gestión sea posible es necesario instalar la aplicación Dyson Link. Desde ella podrás conectarte a la máquina, configurarla y programarla. Para sacar todo el rendimiento a sus características, es imprescindible invertir un poco de tiempo en el correcto mapeo de la vivienda, en la identificación de los diferentes espacios y la memorización de los principales puntos negros de la navegación. Un trabajo arduo pero que permitirá que nuestra aspiradora no se atranque con algunos cables inevitables, con alguna tumbona de forma impredecible o en habitaciones donde el orden es imposible de controlar. Pero si este trabajo lo realizas con precisión las satisfacciones serán muchas. Por ejemplo, podrás programar la aspiradora para que los lunes a las 10:00 horas (mientras estás en la oficina) limpie el baño y el dormitorio a alta potencia y después vaya a la cocina. La aplicación te dirá la evolución de los trabajos y el tiempo requerido. Si por algún motivo nuestro robot necesitara de nuestra ayuda, mandaría una notificación al móvil.

La autonomía de trabajo depende de la potencia de succión. La marca lo establece en 75 minutos, pero no lo considero un factor decisivo ya que, si se queda sin batería, regresará sola a la unidad de carga y cuando tenga suficiente autonomía para terminar, continuará con su labor.

Durante las semanas de uso, la experiencia ha sido adictiva. Llegar a casa y encontrarte los suelos limpios o al terminar de cocinar, sacar el móvil y ver como con unos cuantos clics la Dyson se encamina a la cocina para hacer su trabajo, supone una costumbre muy gratificante. Es verdad que hay que tomar ciertas precauciones de orden para que la limpieza no sea un suplicio.

En la parte negativa de la experiencia no puedo citar demasiadas circunstancias. La más destacada es la pérdida de conexión aparentemente aleatoria con los servidores de Dyson. La falta de información en la máquina hace muy difícil saber cuál es el problema. La mayoría de las veces se ha resuelto colocándola correctamente en la base o esperando unos minutos. Otra circunstancia a mejorar es su ubicación en la unidad de carga. Es demasiado fácil golpearla al realizar las labores del hogar y que la máquina pierda su posición correcta. Esto impedirá con posterioridad que se conecte y que pueda realizar las ordenes programadas. Por último, sería deseable un depósito de suciedad más grande. La comodidad de uso te obligará a estar muy pendiente de que no se llene (sobre todo si tienes mascotas en casa).

En resumen, la Dyson 360 Heurist es un alarde de ingeniería. La mecánica, el diseño y su funcionamiento resultan asombrosos. La elección de la forma y las decisiones a la hora de definir el sistema de tracción, el tamaño del cepillo de barrido o la visión nocturna hacen de la máquina un trabajo excepcional. Es verdad que en el apartado del desarrollo del software de control existen pequeñas lagunas. La buena noticia es que no es nada que no pueda ser solucionado con posteriores actualizaciones. Una aspiradora versátil y eficaz, con un diseño pequeño y acertado, una mecánica única y un sistema de navegación con cierto margen de mejora.

0
comentarios