Menú

Ezequiel Garay no renueva con el Valencia y deja retratada a la directiva en un durísimo comunicado

El central argentino cuelga un vídeo en su cuenta de Instagram donde explica su verdad sobre la renovación de su contrato con el Valencia, que finalmente no se ha producido.

0

Ezequiel Garay se irá el próximo verano del Valencia por la puerta de atrás después de que las negociaciones que ha mantenido con el club para la renovación de su contrato, que termina el próximo 30 de junio, finalmente no hayan llegado a buen puerto.

El central argentino, de 33 años, ha colgado un vídeo en su cuenta de Instagram, de unos 12 minutos de duración, donde explica su versión de los hechos y denuncia "las mentiras" que se han filtrado desde el club de Mestalla, empezando por que el jugador rechazó una oferta de 2,7 millones de euros.

Visiblemente emocionado, sin poder contener lágrimas, Garay deja claro que su "intención" era renovar y seguir en el Valencia. "Es la primera vez que hago esto y llevo 16 años como profesional en este mundo. Sinceramente me da mucha pena llegar a este punto, pero me veo en la obligación de hacerlo por la campaña de desprestigio que se está haciendo hacia mi persona. Lo fácil sería que mis abogados hubiesen hecho un comunicado, pero creo que en la vida hay que ir de frente y por eso me he decidido a dar la cara yo. No me refiero a los medios de comunicación, los periodistas hacen su trabajo, les dan una información e informan. Cuando digo campaña me refiero a personas de mi club que por lo visto tienen previsto desacreditarme como profesional y personal. Mi recorrido como profesional ha quedado demostrado durante este tiempo o al menos lo he intentado", empieza denunciando Garay en su comunicado.

"Quiero aclarar toda la mentira que se ha filtrado sobre mí y la decisión que he tenido que tomar como trabajador", continúa el futbolista. "Toda la polémica se desencadena cuando se filtra que yo he rechazado una oferta de 2,7 millones de euros netos y es totalmente falso dando a entender que yo no quiero quedarme en este club, algo que es totalmente falso. El día 2 de julio mi representante en ese momento me hace una oferta notablemente inferior a la que se ha hablado estos días y se negocia durante el verano, a mediados de agosto empiezan a urgir inestabilidades en el club que afecta a los jugadores, entre ellos yo. Caso Marcelino. El 30 de agosto de 2019 se le comunica a mi representante en ese momento que dada la situación estoy muy desanimado, al igual que todos mis compañeros y prefiero que las aguas se calmen, pero le hago saber y llegar que quiero quedarme más allá de esta temporada, es decir renovar. Queda todo parado hasta el 13 de noviembre de 2019 cuando contacta conmigo otra persona del club, Jorge López, preguntando si quiere renovar. Obviamente mi respuesta es sí. Se me hace una oferta verbal inferior a la que se ha publicado, se llega a un acuerdo verbal a falta solo del contrato", dice.

"El día 7 de enero, cuando nos encontramos en Arabia y sólo estoy a la espera de la firma que se firmaría en breve, me pide un responsable del club que acuda a la habitación del presidente y en dicha conversación cambian las condiciones que teníamos pactadas, en ese momento llegan las conversaciones para llegar a un nuevo acuerdo porque mi intención es renovar. Cambia el interlocutor con el que se había alcanzado el acuerdo. Estas nuevas conversaciones se producen con César Sánchez, de quien nunca se recibe ninguna nueva oferta si se negocia la anterior que estaba muy avanzada, es decir se queda todo paralizado. El sábado 1 de febrero me lesiono la rodilla y tanto el entrenador como César me trasladan que tienen intención de renovarme. Al poco después se me solicita la baja federativa, para fichar a otros jugar y yo accedo y pregunto qué pasará con mi renovación y la respuesta es un silencio. Hasta el día de hoy no he vuelto a recibir ninguna oferta, ni siquiera me han trasladado la intención de renovar", afirma.

"Como trabajador voy a defender mis derechos, aquellos que se han visto alterados aprovechándose de la pandemia por parte del club. Desde primer momento quise colaborar en mi reducción de salario ajustándome únicamente a completar el salario de los trabajadores que estaban en ERTE, pero no se me admitió, querían una reducción mayor y procedieron a meterme en un ERTE de reducción de jornada estando en baja médica. Todo lo citado por supuesto con las pruebas pertinentes. Me da pena llegar a este punto, el no querer renovar a un trabajador es totalemente lícito, pero creo que también pueden ir acompañado de la buena relación, no es necesario acabar mal", apunta.

"No entiendo esta forma de actuar hacia mí porque mi comportamiento como persona ha sido bueno y como profesional también. Como jugador a algunos les gustaré más y a otros menos, pero hacer ver que por dinero no me quiero quedar, me parece un poco injusto. Aquí he sido feliz y me gustaría seguir siéndolo, pero a la vista está que no depende de mí", finalizó.

0
comentarios