Menú

Champions League

Se cumplen tres años de la obra de arte de Benzema en el Calderón

Isco marcó el gol que suponía el definitivo 2-1 ante el Atlético en la vuelta de semifinales tras una auténtica genialidad de Benzema que acabaría pasando a los anales del fútbol.

0

10 de mayo de 2017. Vuelta de semifinales de la Liga de Campeones entre Atlético de Madrid y Real Madrid en el ya extinto Vicente Calderón. Los blancos ganaron por 3-0 en la ida del Santiago Bernabéu, logrando una importante renta de cara al segundo y definitivo asalto.

Sin embargo, el cuadro rojiblanco se puso 2-0 en el minuto 15, con goles de Saúl y Griezmann de penalti, y empezó a soñar con la proeza. Fue entonces cuando el Madrid, viéndole las orejas al lobo, se hizo dueño del balón y tiró de galones para acabar ganando la eliminatoria.

En el minuto 42, a punto de llegarse al descanso, Karim Benzema recibió el balón por la banda izquierda y sacó magia de la chistera, marchándose de tres rivales (Giménez, Savic y Godín), apurando la línea de cal y poniendo un medido balón al corazón del área, donde apareció Isco Alarcón para fusilar a Oblak y alojar el cuero en el fondo de las mallas.

Fue el definitivo 2-1, el gol que hundía las esperanzas del Atlético y sellaba la clasificación del Madrid a la final de Cardiff, donde los blancos golearon a la Juventus de Turín tres semanas después (4-1) para conquistar la duodécima Copa de Europa de su historia.

0
comentarios