Menú

Crítica de la película: 'Hasta que la boda nos separe'

El crítico de cine de Libertad Digital y esRadio, Andrés Arconada, comenta y pone nota a la película española Hasta que la boda nos separe.

0

El crítico y director de Es Cine, Andrés Arconada, habla de la película española Hasta que la boda nos separe (A Contracorriente Films), una divertida comedia en la que Marina (Belén Cuesta) es una wedding planner que curiosamente no cree en el amor por un trauma infantil con el divorcio de sus padres. Entonces, ¿por qué se dedica a organizar bodas románticas y perfectas donde los novios son felices y comen perdices? Ella lo define rápidamente, "cuando la gente está enamorada, no mira el dinero".

Sin embargo, todo va a cambiar en una de las bodas que organiza cuando conozca a uno de los invitados, Carlos (Álex García), con el que vive un 'affaire' más para ella y un momento de debilidad para él ya que tiene novia, Alexia (Silvia Alonso).

Alexia es la chica perfecta y para enredar un poco más el asunto, amiga de la infancia de Marina. Todo se pondrá patas arriba cuando Alexia descubra la tarjeta de visita de Marina entre las cosas de Carlos, y lo interprete como una propuesta de matrimonio. Carlos no tiene más que tirar para adelante y decir que sí era su propósito. Alexia aceptará de inmediato. ¿Les parece poco lío? ¿Adivinan a quién organizan la boda? Efectivamente, a Marina.

Hasta que la boda nos separe es una comedia con grandes momentos de carcajadas y un elenco de secundarios de lujo como Adrián Lastra, Antonio Resines, Ernesto Sevilla, Mariam Hernández, Salva Reina, Antonio Dechent, Jordi Sánchez, Leo Harlem, Malena Alterio y Gracia Olayo.

La película está dirigida por Dani de la Orden que ya sorprendió al público en 2018 con la comedia El mejor verano de mi vida que llevó al cine a más de 1.300.000 personas y terminó el año como la cuarta película más vista de 2018.

Notas del director

"Hasta que la boda nos separe" es una comedia romántica que reflexiona, con grandes dosis de humor y romanticismo, sobre la crisis de los 30; ese momento en el que tienes que enfrentarte a tus miedos y decidir si vas a seguir alargando tu juventud o bien vas a crear tu propio camino.

La protagonista, Marina (Belén Cuesta), es una treintañera que se gana la vida organizando bodas y que ha vivido toda su vida siguiendo las pautas del último consejo que le dio su padre: "Disfruta de la vida sin ataduras, ni compromisos". Pero su plan de cerrar las puertas al amor se empieza a torcer el día que conoce a Carlos, su próximo cliente, un arquitecto en horas bajas a punto de casarse con Alexia, una mujer maravillosa que, no solo le quiere con locura, si no que además es la hija de un adinerado hombre de negocios dispuesto a ofrecerle un contrato millonario que le solucionará la vida para siempre.

Cuando Marina y Carlos se enamoran de manera inevitable, ambos se ven obligados a enfrentarse a sus propios miedos. Por un lado, Marina tendrá que decidir si está dispuesta a arriesgarse a abrir su corazón a alguien por primera vez, mientras que, por el otro, Carlos deberá tomar la decisión de escoger entre una vida estable y llena de comodidades junto a su futura esposa, Alexia, o ser fiel a sus sentimientos y fugarse con Marina.

La película, a través de estos dos "cobardes", nos propone un divertido acercamiento a lo patético de la condición humana, a como nuestros propios miedos, consecuencia de demasiadas experiencias propias (o quizás de terceros), condicionan nuestras vidas y a como, tarde o temprano, siempre acaban sacando a relucir lo peor de nosotros. Y es que, todo vale cuando uno trata de enfrentarse a si mismo.

Dani de la Orden

0
comentarios