Menú

La famosa patada de Cantona al aficionado del Crystal Palace cumple 25 años

Sucedió el 25 de enero de 1995 durante el partido Crystal Palace-Manchester United. El francés cumplió una sanción de nueve meses y 120 horas de servicios sociales.

0

Miércoles, 25 de enero de 1995. Partido de la Premier League entre el Crystal Palace y el Manchester United en el estadio de Selhurst Park (Croydon, Londres). Corría el minuto 48, con victoria del conjunto visitante por 0-1, cuando el árbitro Alan Wilkie mostró la tarjeta roja a Eric Cantona, la estrella de los red devils, por una tremenda entrada al defensa Richard Shaw

A partir de ahí se produjo una secuencia que quedaría grabada en la historia del fútbol: el francés se dirigió a la grada y no se le ocurrió otra cosa que propinar una brutal patada a Matthew Simmons, el hincha que había bajado 11 escalones desde su asiento para insultar a Cantona.

Selhurst Park bramaba con los 18.224 aficionados presentes aquel día, entre ellos Simmons. El delantero tardó en dejar el campo de juego pero cuando lo hizo, decidió irse caminando en paralelo a la hinchada del Crystal Palace. Fue allí cuando su víctima lo detectó y corrió con vehemencia escaleras abajo...

Hay quienes señala que lo hizo insultando a la madre de Cantona. Otros afirman que le dijo: "Vete a tu país, francés de mierda". Pero Simmons asegura no haber dicho nada de eso, sino apenas algunos insultos o palabrotas"Estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Estaba yendo hacia el baño cuando lo vi acercarse. No es una gran excusa, lo sé, pero a veces la verdad es la más simple de las cosas. Le dije cosas, sí, pero nada de ofensas criminales ni las cosas que se han dicho", aseguró este hincha del Crystal Palace en una entrevista concedida hace unos años al diario The Guardian.

Lo cierto es que desde entonces la vida de Simmons pasó a ser la del "hincha al que Cantona le pegó la patada". Perdió su trabajo, algunos de sus familiares dejaron de hablarle y todavía, un cuarto de siglo después, sigue sintiendo el acoso de la prensa. "Nada de lo que le dije justifica nada de lo que me ha pasado desde entonces. El propio Cantona me acusó de cosas tremendas. Él arruinó mi vida", aseguró.

El futbolista, por su parte, tuvo que cumplir una sanción de nueve meses apartado de los terrenos de juego y 120 horas de servicios sociales. 

Sea como fuere, aquella patada de Cantona pasó a los anales de la historia del fútbol e incluso algún aficionado ha querido rendir su particular homenaje, utilizando para ello figuras de Lego.

 

0
comentarios