Menú

Fórmula 1

Clase magistral de Fernando Alonso en las 24 Horas de Le Mans

El asturiano, "muy cómodo" en su primera experiencia en la mítica prueba francesa, enseña en este vídeo cómo quitarse de encima todo el tráfico de Le Mans en poco más de dos minutos.

0

El español Fernando Alonso ha cerrado su segundo relevo en el coche número 8 del equipo Toyota, tras dos horas de exhibición, en las que ha dado 43 vueltas y ha recortado 96 segundos al coche número 7, también del equipo nipón.

Poco antes de que Alonso concluyese su tanda, desde el garaje le han preguntado si quería prorrogar su recorrido, a lo que el piloto español ha respondido: "Ni lo dudes".

Alonso se ha sentido muy cómodo y después de tomar el coche en la vuelta 170, con el lastre por la penalización que ha sufrido su compañero de equipo Sébastien Buemi por un error al adelantar a dos coches en una zona prohibida, arrancaba su tanda con una desventaja de 2:20.143, a falta de trece horas y treinta minutos para finalizar las 24 Horas de Le Mans.

Primero ante el británico Mike Conway en el coche #7 del Toyota TS050 Hybrid y después contra el argentino José María Pechito López, también en el mismo prototipo, el español se ha mostrado intratable y ha actuado como un martillo, que iba reduciendo segundo a segundo el lastre heredado por su compañero.

A la mitad de la carrera, cuando ésta ha llegado a las tres de la mañana, Alonso afrontaba la vuelta 195 y los 2:20 ya los había rebajado a 1:17.023, dando vueltas en 3:19, aunque el argentino también completaba giros con los mismos guarismos.

No obstante, el campeón español estaba muy cómodo en el coche y en la carretera y, a pesar de algunos momentos en los que encontró algo de tráfico, su conducción resultó perfecta, devolviendo a su equipo a una posición más realista para luchar hasta las 15:00 horas del domingo por el triunfo.

Al salir del coche Alonso y entregárselo a su compañero Kazuki Nakajima, el Toyota número 8 estaba a sólo 44 segundos del otro coche del conjunto nipón.

A la conclusión de su relevo, el español ha dicho: "Hemos tenido que apretar porque hemos perdido tiempo por el safety car y después por la penalización que nos han puesto, y hemos tenido que afrontar una situación de mala suerte. Tenemos tiempo para recuperar la diferencia y al final hemos reducido un minuto y medio. Esto es parte del trabajo".

Sobre su primera experiencia en conducción nocturna en las 24 Horas de Le Mans, ha señalado: "A veces es frustrante por el tráfico que aparece. También en muchas de mis vueltas he tenido suerte". "Había que tirar. Nos quedamos a dos minutos medio por detrás por la penalización y ahora estamos a unos 40 segundos. Queda mucha carrera. Cuando tiras al máximo, a veces te metes en un ritmo positivo, tráfico positivo, todo va de cara y otras veces es lo opuesto, así que lo intenté aprovechar", ha añadido.

"Igual que de día o igual que en cualquier otro sitio, es todo o nada. Aunque sean 24 horas, es una carrera al sprint y a veces hay que tirar y aprovechar el momento. Tirar al máximo, encontrar ese ritmo y esa suerte con el tráfico que suele marcar los tiempos y salió bien", ha precisado un Alonso que ya de madrugada se ha sentido muy feliz por su actuación en el circuito de La Sathe.

Finalmente, el piloto español ha dicho: "Tenemos el coche más rápido, el coche va mejor, corre más en las rectas, se va menos de atrás y sería una pena no ganar por penalizaciones y mala suerte. Pero bueno, la carrera es larga y será la carrera la que decida quién gana".

Nakajima, cuando se cumple la vuelta 220, ha logrado dejar la diferencia con el coche #7 a tan solo 22 segundos.

0
comentarios