Menú

NBA

Lebron James jugó tres partidos con la mano rota tras dar un puñetazo a una pizarra

El 1-0 en contra en el primer partido de la serie le hizo pagar su frustración con una pizarra del vestuario. El golpe le destrozó la mano, pero siguió jugando. 

0

"Para nosotros hubiese sido importantísimo haber ganado un partido fuera de casa. Por la manera en la que jugamos y las acciones que se sucedieron estuvimos muy cerca. Sentí que nos habían arrebatado el partido. Después de aquello pude dar lo mejor de mí mismo y jugar con la mano prácticamente rota los tres últimos partidos".

0
comentarios