Menú

Liga

El filial del Atlético se marca en propia puerta el gol más ridículo que se recuerda

El duelo entre el Atlético de Madrid y el Toledo fue testigo de uno de los goles más absurdos que se recuerdan. 

Con triunfo final para los visitantes (1-2), el 0-1 en el marcador lo hizo Miguel San Román en su propia portería, tras cederle un balón al portero que este no supo controlar. Una acción ridícula, que a la postre le costó la derrota al filial colchonero.

0
comentarios