Menú

No puede ver el vídeo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere verlo.

×

Review del Xiaomi Mi A1, el sucesor espiritual del Moto G

Después de años comprando móviles de Xiaomi de importación a través de internet en tiendas de dudoso prestigio y sin garantía, por fin la marca china ha decidido entrar en nuestro país.

Lo ha hecho con dos móviles, de los cuales éste que nos ocupa parece hecho ex profeso para internacionalizar la marca. El Mi A1 cuenta con Android One, es decir, sin la capa de personalización Mi UI, y con actualizaciones garantizadas por Google. Además sobre el papel tiene una relación calidad precio difícilmente superable. ¿Pero resistirá un examen más a fondo? Vamos a verlo.

El Mi A1 es un móvil con pantalla de 5,5 pulgadas, lo cual puede echar un poco para atrás a quienes no nos gustan teléfonos tan grandes. Además, para empeorarlo, los marcos no desaparecen como es la última moda, sino que son bastante generosos, con botones capacitivos que, siguiendo la tradición de otros móviles chinos, colocan el botón de ir atrás a la derecha. No se rían, pero ha sido lo que más me ha molestado del dispositivo durante los días en que lo he tenido. Dispone de un cuerpo metálico, un peso aceptable aunque tampoco ligero y es bastante fino. La parte de atrás es ligeramente curvada para mejorar el agarre y cuenta con el clásico lector de huellas en la parte posterior. Es un móvil bonito, y como tantos otros de gama media de hoy en día, por el aspecto no podríamos adivinar su precio. Tampoco es muy original, pero ¿quién lo es hoy día?

Si miramos a las tripas, cuenta con un Snapdragon 625 y unos asombrosos 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, ampliables con tarjeta microSD. Lo habitual en un Xiaomi: dar mucho por poco dinero. Las aplicaciones habituales se cargan rápido y no hay niguna espera a la hora de cambiar de una a otra. Los juegos también los mueve sin problemas. Emplea USB-C para cargar, lo que se agradece. La batería sí se antojaba a priori un poco escasa: 3.080 mAh para una pantalla de 5,5 pulgadas, pero al parecer los chinos han trabajado codo a codo con Google para optimizar el sistema operativo y aguanta sin problemas día y medio más o menos de uso normal, lo que nos permite augurar que soportará el día entero después de un par de años de uso. La pantalla en sí es IPS, con 403 píxeles por pulgada y un brillo aceptable en exteriores, con un automático que no me ha hecho ninguna cosa rara. Ninguna queja en este apartado.

La doble cámara requiere un poco más de atención, porque seguramente sea uno de los principales puntos de venta. No saca bien fotos con poca luz, pero por 225€ no creo que haya móvil que apruebe esa asignatura. Pero sí que cumple con nota a la hora de jugar con la profundidad de campo, a lo que llama foto retrato. Es bastante adictivo, la verdad, aunque limita bastante la distancia a la que pueden colocarse los objetos para poder emplear esa función. La cámara frontal detecta las caras y con ellas el sexo y edad: le estoy muy agradecido por quitarme siete años de encima. Gracias, Xiaomi: esto me ha llegado.

En cuanto al software, este es un punto que lo diferencia de cualquier otro Xiaomi anterior. Es Android puro sin añadidos, y sabéis que soy bastante más fan de este interfaz que de cualquier capa de personalización que haya probado. Pero al contrario que otras marcas que también incluyen Android puro o con mínimas modificaciones, como Motorola o BQ,  este móvil forma parte del programa Android One, lo que significa que es la propia Google la que se encarga de las actualizaciones. No serán tan rápidas como las de Apple, para qué engañarnos, pero sí prometen actualizar a Android 8 Oreo antes de que acabe el año.

Cuando salió al mercado el Moto G original los que nos dedicamos a esto de analizar móviles pudimos respirar tranquilos un tiempo. Había un dispositivo de tan buena relación calidad precio que podíamos responder Moto G siempre que un familiar o amigo nos pidiera una recomendación. Con un precio de 225€ y con las garantías de comprarlo de forma oficial en España, ahora podemos contestar Xiaomi Mi A1 sin ningún reparo. Esperemos que los chinos no hagan como Motorola y podamos recomendar también los futuros A2, A3, etc. Nos vemos en próximos análisis.

0
comentarios