Menú

Análisis del Kazam Tornado 348

El teléfono que nos ocupa, el Kazam Tornado 348, se ha centrado en el diseño para ofrecernos el móvil más fino del mundo.

Cuando compramos un móvil podemos examinar muchas variables, generalmente técnicas: que si el tamaño de la pantalla, que si la batería, que si la marca que nos da confianza, que si la memoria... pero dado que cada vez hay más fabricantes nos decidimos muchas veces por una característica mucho más intangible: si nos gusta, si es bonito.

Diseño

Si normalmente comenzamos nuestros análisis hablando del diseño, con más razón con este móvil, que tiene en el diseño su principal punto de venta. Se anuncia como el teléfono más delgado del mundo, con un grosor de 5,15 milímetros, pero quizá sorprende aún más lo poco que pesa, apenas 95 gramos. No es raro que llevándolo en el bolsillo a veces nos entre la neura de que nos lo hemos dejado en algún sitio, porque casi no se nota que lo tienes contigo. Es tan fino que casi ni les cabe el conector para auriculares; de hecho, el Oppo R5, que con 4,85 milímetros es aún más delgado que el Kazam, ya no tiene esa conexión por problemas de espacio.

El aspecto mezcla los bordes de aluminio del iPhone 6 y la parte trasera de cristal de los Xperia Z, y el uso de estos materiales da sensación de calidad. La verdad es que si llegara a arrasar en las tiendas no me sorprendería una demanda de los de Apple, que tienen el gatillo fácil para estas cosas. Se parece lo suficiente como para justificarlo. Por otro lado, el diseño no es original de Kazam. Parece que la empresa británica haya llegado a un acuerdo para usar el mismo cuerpo que el del móvil chino Gionee Elife S5.1, aunque cambiando algo las tripas y el software.

Una cosa curiosa, y algo incómoda, es que los botones laterales están a la izquierda y no a la derecha como es habitual. Imagino que los zurdos lo agradecerán y que seguramente Flanders lo venda en su tienda. Incluso los tres botones de Android, que son capacitivos y no están incluidos en la pantalla, están al revés, con el de ir hacia atrás a la derecha y el del menú a la izquierda.

Características

Con la tecnología actual, un móvil tan delgado y ligero debe llegar a algunos compromisos como, por ejemplo, no soportar 4G. La pantalla es de 4,8 pulgadas con una resolución de unos 300 puntos por pulgada y se ve francamente bien. La batería es de 2.050 microamperios, adecuada para una pantalla de 4,5 pero que en este móvil está un poco más justa. De todos modos, mientras no nos dediquemos a jugar todo el día a Real Racing 3 u otros juegos que exijan la máxima potencia, no tendremos problema para llegar a final del día. Aún así, la batería no es reemplazable y no sería extraño que tras usarlo un par de años nos quedemos sin capacidad.

El procesador es un Mediatek de ocho núcleos bastante potente, que aunque sin llegar a cifras de gama alta sí está por encima del Snapdragon 400 que suele incluirse en los móviles de gama media-baja. Tiene 1 giga de RAM, que gracias al Android 4.4 con el que viene de serie resulta suficiente. Sin embargo, sólo dispone de 16 gigas de almacenamiento sin posibilidad de ampliarlos mediante tarjeta microSD, un apartado que posiblemente resulte insuficiente a muchos usuarios. La cámara es muy normalita, de ocho megapíxeles sin estabilizador óptico, que saca tomas decentes con luz pero sin ella no da la talla.

Software

Kazam ha decidido incorporar un Android 4.4 con muy pocas modificaciones. Trae tres aplicaciones extra preinstaladas que, la verdad, no sé cómo no vienen ya de fábrica con Android: administrador de archivos, linterna y grabadora, además de un editor de vídeo y Rescue, una aplicación que permite el acceso remoto para solucionar problemas técnicos. Se pueden activar algunos gestos, como el de pulsar dos veces en la pantalla para activarlo. También permite desbloquear mediante reconocimiento de rostros, aunque la propia Kazam desaconseja usar esta característica que no considera muy de fiar.

El centro de notificaciones también ha cambiado, diferenciando de forma más notoria las configuraciones y añadiendo algunas opciones extra, como la de desactivar la autorrotación de la pantalla o activar la llamada "modalidad oculta", que esconde todos los datos personales por si tenemos que prestarlo a alguien para que llame y no nos fiamos mucho de él...

Conclusiones

Por unos 250 euros, el Kazam Tornado 348 resulta un poco caro para las características que ofrece, pero estamos pagando un extra por su diseño, que lo hace parecer un teléfono de gama alta de una marca conocida. Si te gustan los teléfonos ligeros y finos, y estás resignado a cargarlos cada noche, el móvil tampoco va a decepcionar en su funcionamiento.

0
comentarios