Menú

Federico: "Este es el fin de una época, de una época que está acabando muy mal"

Federico Jiménez Losantos analiza la decisión del rey Juan Carlos I de abdicar en el príncipe Felipe.

"Por sorpresa, como suceden estas cosas, probablemente es la única manera de hacerlas, en este caso, al menos… el Rey ha anunciado que abdica y nos hemos encontrado con un pastel notable.

En primer lugar no hay una ley de sucesión. El Rey no ha querido, los gobiernos no tenían prisa y después de 39 años en el trono hete aquí que no se sabe ni cómo abdica el Rey, ni cómo hereda el trono el Príncipe, ni cosa parecida. Es más, no están de acuerdo ni siquiera los teóricos, hay quien dice que la Constitución ya lo deja claro, y hay quien dice que la Constitución no deja claro nada. No, la Constitución no se ha desarrollado porque el Rey no ha querido y los gobiernos, tampoco. Estaban bien así. Treinta y nueva años, más años que Franco en el poder, solamente ha estado un Rey más tiempo, que fue Felipe II. Rey algo más importante que Juan Carlos I.

¿Qué va a pasar ahora? Pues, aparte de constatar que aquí lo constitucional está cogido con alfileres, porque les ha ido bien, a los que han estado en el poder hasta ahora, pues este es el fin de una época, de una época que está acabando muy mal, pero muy mal.

El hecho de que la Reina se haya dicho que se larga a Nueva York y que no está en la abdicación del marido demuestra que a lo mejor vamos camino de un divorcio real, lo cual va a ser un petardazo notable.

Y ¿a partir de ahora qué? Porque el Rey simbolizaba la cúpula de un régimen absolutamente desacreditado y corrompido. Da la impresión de que el Rey ha sido más inteligente, desde luego que Mariano Rajoy, que todavía no se ha enterado de lo que está pasando en España, a pesar de las elecciones europeas, pero lo cierto es que si se hubiera ido antes el Rey hubiera sido mejor. Se ha ido ahora. El problema para el príncipe es el mismo. El Rey de España tiene una función de símbolo, por lo tanto de ejemplo. El Rey tiene que dar ejemplo de comportamiento en todos los ámbitos de la vida, para eso está, por eso no se presenta a las elecciones. Si el príncipe Felipe sigue el camino de su padre, bueno, vamos hacia una crisis brutal del sistema. Si el príncipe Felipe tiene lo que hay que tener y con el gobierno y la oposición que se deje intenta realmente una regeneración del sistema, sobre todo, acabando con la corrupción, se rehará el prestigio de una institución que ahora está bajo mínimos.

¿Qué es lo que va a suceder? Yo me temo lo peor, pero espero lo mejor".

0
comentarios