Menú

Clausura de la convención nacional del PP

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha cerrado la convención nacional del PP con una dura crítica al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien ha echado en cara que no haya reconocido el éxito, no sólo del Gobierno y del PP, sino de todos los españoles, de haber iniciado la recuperación.

"Muchos creían que la crisis se iba a llevar por delante a España y al final es España la que se va a llevar la crisis por delante gracias al esfuerzo de los españoles", ha dicho Rajoy a los cargos y dirigentes del PP que han celebrado con aplausos los reproches del presidente al secretario general del PSOE.

Rajoy desgranaba ante el PP los logros de las reformas de los dos últimos años y el escenario futuro, pero se ha dirigido directamente a Rubalcaba para pedirle que no siembre el desánimo entre los españoles negando la recuperación como antes negó la crisis. Tú, que eres parte de la causa de ese calvario (de la crisis), o te callas o reconoces el mérito de la gente", ha espetado Rajoy, recordando a Rubalcaba que era vicepresidente del Gobierno en los primeros años de la recesión económica.

El presidente no ha querido "presumir" de nada, pero sí se ha esforzado en dejar claro que las reformas han servido para "frenar la caída", detenerla "en seco" y lograr que "España, con sus propias fuerzas, comience a caminar otra vez".

"Al final, los españoles nos hemos rescatado nosotros solos", ha proclamado ante un PP que -ha dicho- es "fuerte porque está unido" y se lleva de esta convención el agradecimiento de su número uno por su responsabilidad y esfuerzo en estos dos años que han sido difíciles para los ciudadanos.

"Hemos pasado de la resignación a la esperanza, del conformismo al reformismo", ha afirmado el jefe del Ejecutivo, que gracias a ello hoy ha podido ratificar que su Gobierno pondrá en marcha una reforma fiscal progresiva que "va a prolongar la bajada de impuestos durante varios años". No será un "objetivo a corto plazo", pero no supondrá un "mero retoque o ajuste a la baja", sino un programa completo, integral para implantar un sistema tributario "más simple, más equitativo", que dé competitividad al sector privado y sirva para estimular el crecimiento.

En definitiva, ha explicado, la reforma fiscal que le hubiera gustado hacer al llegar al Gobierno y prometió en su programa electoral, pero que no pudo acometer por las circunstancias económicas.

Será también acorde con la modernización del país y con los objetivos de solidaridad y redistribución, porque como han repetido hasta la saciedad los populares en esta convención, lo importante son las personas y no los territorios.

De este cónclave sale también renovado el compromiso del PP con la unidad de España y el agradecimiento del presidente del Gobierno a los populares de Cataluña: "No estáis solos. Os oye mucha gente que guarda silencio, pero que no quiere que vosotros calléis", ha indicado. Un reconocimiento al que ha sumado una advertencia al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y a los nacionalistas catalanes, a quienes ha vuelto a pedir que si no comparten que el principal valor de España es la unidad, al menos lo respeten, como deben también respetar la ley. Rajoy ha prometido combatir "sin descanso" contra "todo lo que siembre discordia y divida a los españoles".

Mensaje también para los populares vascos, con reconocimiento expreso al trabajo de su presidenta Arantza Quiroga y a las víctimas del terrorismo, que han estado muy presentes en esta gran cumbre de los populares, hoy incluso en el manifiesto electoral que han aprobado y en el discurso del presidente. Rajoy ha recordado a los que ya no están por culpa de la "zarpa del terrorismo": "No los olvidamos. Nunca los olvidaremos", ha dicho antes de dejar claro que "el único final aceptable de esta historia" es "la victoria de la democracia, la disolución incondicional de ETA y la derrota definitiva del terrorismo, con todas las consecuencias".

El apoyo explícito del PP a las víctimas está también en el manifiesto electoral que ha presentado la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, quien ha aprovechado para pedir el voto de los españoles de cara a los comicios europeos del 25 de mayo, que cree que marcarán "de forma decisiva el ritmo de la recuperación" económica. Rajoy lo tiene claro y así se lo ha dicho también al presidente del Partido Popular europeo, Joseph Daul, que escuchaba atento su discurso de clausura y a quien ha garantizado que en España el PP va a ganar esas elecciones.EFE

Temas

0
comentarios